miércoles 3 de noviembre de 2010

Los Extremistas

Inglaterra, 1791
William Wilberforce
Político británico, fue considerado extremista en una sociedad que se beneficiaba de la mano de obra negra: los esclavos. Lideró una campaña en contra de la esclavitud. Durante 18 años presentó periódicamente mociones en el Parlamento. En 1807 su proyecto fue aprobado y despertó la conciencia pública acerca de la causa.
Aún hoy la esclavitud existe pero es condenada ética, social y políticamente.

Suiza, 1836
Heinrich Hössli
, modisto, escritor. Fue considerado extremista en una época de quema de brujas y exterminio de sodomitas, cuando se manifestó como el primer verdadero militante del movimiento de liberación homosexual. Su esfuerzo es extraordinario, considerando el tiempo, la dificultad de encontrar los libros adecuados, su falta de cultura académica, etc. Sin embargo, consigue escribir un primer libro, Eros. Se desconoce si fue o no homosexual.
Hoy la homosexualidad gana batallas legales en pos de la igualdad y la libertad de ser.

Reino Unido, 1944
Elsie Shrigley y Donald Watson
, fueron considerados extremistas por proclamar que los animales no existen para nuestro beneficio. Crearon el término “vegan" para referirse a las personas que no consumen derivados de animales ni de la explotación de los mismos: carnes, lácteos, huevos, miel, pieles, cueros, etc. Ese mismo año Watson fundó la Vegan Society, desde entonces, el 1 de noviembre se celebra el Día Internacional del Veganismo.
Hoy en día la filosofía vegana se extiende por todo el mundo y es considerada como la única alternativa para salvar a los animales, a las demás especies y al planeta.

España, 1970
Félix Samuel Rodríguez de la Fuente
divulgador ambientalista español, pionero en el país en la defensa de la naturaleza. Por contribuir en gran medida a la concienciación ecológica de España en una época en la que el país todavía no contaba con un movimiento de defensa de la naturaleza, fue considerado extremista. Expresó sobre la tauromaquia "La fiesta nacional es la exaltación máxima de la agresividad humana."
El 28 de julio de 2010, el Parlamento de Cataluña aprobó la prohibición de llevar a cabo corridas de toros en esa región.


Los extremistas: esas personas tildadas peyorativamente de radicales, puros, fanáticos, locos.
Esas personas que vieron antes que otros.
Esas personas que quizás creyeron en algún momento que no estaban en sus cabales y que tantos pueden equivocarse.

Lo que molesta de los extremos es la distancia que nos separa de ellos, porque delata lo que nos falta, lo que todavía no incorporamos.

Todo lo que fue extremista ya no lo es. Todo lo que hoy parece extremista, no lo será. Pero los extremistas seguirán en su puesto hasta que la mayoría llegue hasta ellos. Para entonces buscar otros extremos e impulsar a la humanidad a seguir evolucinando.

" Las grandes cosas tienen inicios pequeños. Cada aguacero es solo una gota, cada fuego es una chispa, cada cosecha es solo una semilla, cada viaje es solo un paso porque sin pasos no hay viaje."
William Wilberforce

martes 24 de agosto de 2010

Tú y tu muerto

Sería una cena como tantas otras. Un restaurant cualquiera en Buenos Aires con personas amigas, otras conocidas, otras no presentadas todavía. Finalmente fuimos once los comensales y luego de los saludos, la actualización de la vida de cada uno, llegó el tan esperado momento de pedir la comida.
Quienes eran amigos tenían conocimiento que dentro de mis hábitos alimenticios están totalmente excluídos los animales y sus derivados, quienes no me conocían se estaban enterando... Las reacciones y cuestionamientos de siempre comenzaron a sucederese en el orden habitual de un ritual: "No comés carne roja ¿pero pollo tampoco?", "¿Y qué comés si no comés nada de nada?", "Pero las plantas también sufren,¿te las comés igual?", "Yo estoy comiendo menos carne y me siento mejor", "¿Te hacés estudios para chequear que no estés enferma?"... Sí, el ritual era el de siempre.

Frente a mí estaba sentado Sergio, nos habíamos cruzado en una reunión hacía algún tiempo pero nada sabíamos uno del otro. A la derecha de Sergio estaba Julieta, otra cara conocida. Ellos como los demás, preguntaban, escuchaban, opinaban.

Cada quien eligió de la carta lo que deseaba comer. El mozo anotó. En unos minutos Sergio tenía frente a sí lo que había pedido "Ternerita a la mostaza con papas noissette" , yo mi plato con un popurrí que el chef de tan buena voluntad había diseñado cual cuadro de Mondrean: un poco de arroz, un poco de champignones, un poco de papas, un poco de hojas verdes, unos pocos tomates secos. Para mí, un manjar.

Todos los platos servidos, todos esperando que alguien comenzara, y comencé. En ese momento Sergio se dirige a mí:
- Disculpá, ¿te molesta?
- ¿Qué cosa?
- Que coma esto delante tuyo
(silencio)
- Sergio, te voy a plantear una situación que espero sirva como respuesta: imaginate que en este momento tomás el cuchillo y se lo clavás a Julieta en el brazo, luego en el estómago, luego agarrás el tenedor y le arrancás los ojos, también cortás un poco de sus piernas y para finalizar le clavás el cuchillo en el corazón. Cuando terminás de hacer todo eso, me mirás y me preguntás "¿Te molesta?". Más allá del estado de shock en el que seguramente me encontraría, creo que mi molestia sería insignificante en comparación de lo que tuvo que soportar Julieta. Que yo sea testigo es anecdótico, porque la próxima vez que mates no estaré viéndolo y matarás igual. Así que esa es mi respuesta, hacé de cuenta que yo no estoy. En esta mesa sólo estás tú y tu muerto.
-
-

domingo 15 de agosto de 2010

El Metro Cuadrado

Una joven pediatra decidió dejar su cómoda vida en Buenos Aires e ir a Calcuta a atender niños en situación límite.
Todos las noches de este invierno intenso que estamos atravesando, voluntarios se organizan para distribuir comida y bebidas calientes a las personas que viven en situación de calle.
Un director cinematográfico filma encubierto durante un año la matanza de delfines más grande del planeta y es galardonado con el Premio Oscar.
Un grupo de adolescentes visita hogares de ancianos para leerles historias y compartir momentos con ellos.
Decenas de personas se suben a los árboles con el objetivo de salvarlos del inminente avance de las topadoras.
Una pequeña embarcación se cruza en el camino de buques japoneses para detener la caza de las ballenas.

Son personas como todas las personas, nacieron de otras dos personas, tienen un promedio de vida de 80 años como cualquier persona y posiblemente en 200 años no exista registro de su existencia y nadie los recuerde.

Pero son las personas que se atrevieron a salir de su metro cuadrado.

Un metro cuadrado es lo que heredamos, lo que nos dijeron que teníamos que cuidar y del cual sería mejor no salir porque no siempre es bueno lo hay fuera. Un metro cuadrado es muy fácil de limpiar, de emprolijar y de adornar. Un metro cuadrado es seguro, y muy cómodo.

¿Qué lleva entonces a estas personas a querer salir de él?

Son personas que tienen la capacidad de ponerse en el lugar del otro y que encuentran a la acción de hacer algo por lo demás como la única forma de transcurrir.


Alguna vez escuché "No se puede ser feliz entre infelices". Esta frase lejos de ser una sentencia, es un llamado a la acción. Podemos sí, tener momentos de alegría o felicidad, pero también podemos incorporar a Nuestra Misión hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que otros también puedan tenerlos.

Estamos frente a un cambio rotundo de paradigmas, el mundo se está dividiendo inexorablemente en dos tipos de personas: quienes entienden su metro cuadrado como un trampolín hacia la toma de conciencia, compasión, compromiso y libertad, y quienes preferieren seguir dentro de su metro cuadrado, a salvo, controlando todo lo que pasa allí dentro.

¿En qué grupo te ubicas?




lunes 9 de agosto de 2010

Participación en el Programa "Mañaneras". Uso de Pieles de Animales

video

video

Sobre mi visita como invitada al programa "Mañaneras".

Para evaluar lo que sucedió tengan en cuenta lo siguiente:

- Es un programa "liviano", al mediodía.

- Los panelistas cumplen su papel de "buenos y malos" (la rubia, cordobesa, que más atacó siempre hace de "mala" (antes de irse me saludó y me dijo con una sonrisa "es que soy del campo viste...gracias por venir"). Todo es un show.

- Lo que no se vió: estuve sentada como una hora esperando, ví y escuché al diseñador Medina muy preocupado por todo lo que habia pasado el martes y la repercusión que tuvo, decía "no me imaginé que iba a pasar esto, recibí 400 mails con videos de animales!!! un espanto!!!". Cuando la productora le ofreció mostrar las pieles que el peletero había llevado dijo "yo no!!! ni las toco!!, no quiero más quilombo, ponelas por ahí!!". Cuando me despedí de él le dije "ojalá algun día dejes usar pieles de animales, sé que es hermoso acariciar sus pieles pero no por eso tenemos el derechos de matarlos para usarlas sobre nosotros", me dijo "lo sé, es que el mercado te presiona, aunque tengo a clientas como Paula Colombini que es terminante sobre no usar animales" y estuvimos hablando un rato...

- El peletero me saludó antes de irse, me agradeció el respeto y me dijo "Verónica, mi hija es como vos, piensa lo mismo...además también se llama Verónica" y le pregunté "¿Y usted como maneja eso?" y dijo "y...es así". Había cierto pesar en sus palabras... ¿Toman conciencia de la magnitud de esto? Una persona que es una "autoridad" en peletería estuvo todo el tiempo diciendo "se matan como a las vacas, como a los otros animales" y no podía decir cómo los mataban hasta que lo presionaron. Y tiene una hija, su propia hija, que le dice que está mal lo que está haciendo.

- Nunca debemos tomar las agresiones como personales, ellos agreden a la ideología. Debemos comprender esto para no alterarnos y no pensar que "tienen algo contra nosotros". Es normal que se defiendan y ataquen y más si están expuestos ante un público, lo importante es lo que piensen cuando quedan solos.

- Tengan en cuenta que en el piso éramos unas 10 personas, pero en los hogares eran miles. El mensaje está dirigido siempre a QUIENES SOSPECHAN, a quienes saben en lo más profundo que los animales son seres sintientes y sólo necesitan ver y escuchar a alguien que lo manifieste publicamente para aceptarlo y comenzar a actuar.

- Se habló de veganismo. No podemos esperar hablar de veganismo en un lugar donde no saben siquiera lo que es y que todos digan "tenés razón, ya mismo me hago vegano". Todo lo contrario, van a poner todas sus defensas a funcionar en ese preciso momento.

- Por todo eso considero que fue productivo, porque principalmente hubo respeto dentro del show, el tema fueron los animales y no las personalidades. Siempre es bueno hacer una evaluación de nuestras acciones, para poder mejorar.

Gracias a todos por el apoyo. Y no olviden que nunca sabemos cual será la repercusión real de nuestras palabras, siempre hay alguien escuchando. Pero si no hablamos lo que es seguro es que las cosas seguirán sin cambiar.

SEAN VEGANOS y SERAN LIBRES!!

domingo 18 de julio de 2010

Dedicado a esa Señora

Hace unos ocho años aproximadamente, recién comenzaba a trabajar públicamente por los Derechos de los Animales. Comencé a relacionarme con personas que también lo hacían y de esa manera dí mis primeros pasos en el activismo de ésta, mi causa.

Una de las primeras actividades que realicé fue en Plaza Francia, Barrio de La Recoleta. Corría Diciembre y en épocas de fiestas el consumo de animales se quintuplica, por lo que decidimos colocar en la plaza una mesa informativa para concientizar sobre este tema.
Las personas se acercaban, preguntaban, maldecían, compartían, negaban...como siempre. De repente se detuvo frente a la mesa una señora, muy mayor, más de 80 años seguramente, me miró, estuvo unos segundos callada hasta que levantó los brazos con sus manos unidas y mirando al cielo dijo:

- "Llegó el día!!! Llegó el día!!!"

Yo no entendía qué le sucedía, acostumbrada a toda clase de respuestas frente a una actividad de esa índole decidí esperar una explicación. Me miró nuevamente y me dijo:
- "Llegó el día en que la gente pida en las plazas que no se coman animales!!!!".

Y ahí comprendí. Yo estaba demasiado emocionada como para responderle algo y ella siguió:
- "Desde joven no como animales, nunca pensé que vería esto, pensé que estaba sola".

Sinceramente no recuerdo bien qué le repondí pero sí recuerdo que la llené de folletos y comencé a llamar a mis compañeros para que la conocieran.

Recuerdo también que uno de los carteles que habíamos colocado coronando la mesa ilustraba una foto de Leonardo Da Vinci y su célebre frase: "Llegará el tiempo en que los hombres condenarán, como yo, al asesino de animales del mismo modo que hoy se condena al asesino de hombres".

Hoy más que nunca entiendo lo que debe haber sentido esa señora, me la imagino en 1910 diciendo que ella prefería no comer animales, me imagino todas las situaciones que debió haber soportado.

Quienes trabajen por objetivos tan grandes, contra culturas y milenios, sabrán de lo que estoy hablando.

Me gustaría encontrar a la señora otra vez. Esta vez sí sé qué haría. La abrazaría fuerte y le diría "Usted no estaba sola en el camino, sólo un poco adelantada..."

sábado 17 de abril de 2010

La Misión

Desde pequeños debemos responder una misma pregunta una y otra vez; y nuestra respuesta irá variando una y otra vez según vayamos desarrollando nuestros talentos.
La pregunta es: ¿Qué vas a ser cuando seas grande?

Recuerdo la etapa donde respondía "azafata" pero no recuerdo mucho más.
Azafata nunca fuí. Pero fuí otras cosas. También me casé. No tengo hijos por desición propia.

En otras palabras, la cultura me condicionó a lograr ciertas metas y la educación recibida a revelarme frente a otras imposiciones.

Aunque a veces tomamos caminos alternativos para llegar a destino, siempre podemos llegar si realmente lo deseamos y trabajamos para eso.

Y en menos palabras aún: estamos programados para cumplir objetivos.

Ahora bien: ¿qué sucede cuando nuestros objetivos no se cumplirán en el transcurso de nuestra existencia? Imaginemos que decidimos embarcarnos y de antemano sabemos que nunca llegaremos a destino, navegaremos años pero nunca pisaremos tierra firme y que en algún momento deberemos dejar nuesta embarcación porque otros tomarán el timón y no hay lugar para todos.
¿Qué motivaciones serán nuestro aliento día a día, minuto a minuto? ¿Por qué soportar las tormentas, la soledad, el aislamiento si nada veremos al fin?
Lo anterior sólo intenta ser una metáfora de lo que significa trabajar por los derechos de los animales. Escucho a compañeros decir "esto nunca va a cambiar", "cada día mueren más y más animales", "somos un granito de arena" y otras frases que denotan agotamiento, frustación y tristeza. Y los entiendo, es tan díficil seguir navegando sin ver la orilla y con la certeza que nosotros nunca la veremos...
Quizás si desde chicos nos hubiesen preguntado: ¿Qué vas a cambiar del mundo porque no te gusta? Nuestra situación hoy sería otra. Sabríamos que todos los grandes cambios llevan tiempo, más tiempo, mucho más tiempo. Quizás si nos hubieran alentado a ir tras grandes metas y no sólo preocuparnos por el metro cuadrado que nos rodea...
Hace algún tiempo encontré la motivación para navegar hacia la tierra que nunca veré: comprendí que hacia donde voy no es MI tierra sino LA tierra. No es MI embarcación sino LA embarcación. No es MI misión llegar, sino llegar es LA MISION.

Sé que sin mí habría un tramo que no se haría y sé que soy un medio para que en algún momento alguien pueda AL FIN! pisar tierra firme. No veré el Gran Objetivo logrado, no veré un mundo libre de crueldad, pero si no navego este tramo, el viaje se atrasará este tramo.

Hubo otros que hicieron su tramo antes que yo y no dejaré que su lucha haya sido en vano.

Y seguiré hasta que venga mi reemplazo.

sábado 26 de diciembre de 2009

Soy Vegana


Teóricamente ser vegano significa no consumir animales ni sus derivados, no adquirir productos que estén testados en animales, no asistir a actividades o espectáculos que utilicen animales, no vestir con partes de animales. En tres palabras: no usar animales.
Esto que parece muy complicado es muy sencillo:

- Cuando salgo a comer pizzas con amigos sólo digo “la mía sin queso y sin jamón por favor”.
- Cuando me invitan a un asado, llevo mi comida (que siempre gusta a todo el mundo) o si se trata de un amigo que me quiere mucho, me prepara unas verduras a la parrilla (hasta tengo un amigo que compró una parrillita nueva sólo para mí así mi comida no tiene gusto a carne) (y él no es vegetariano)
- Cuando entro a una zapatería pregunto cuales de los zapatos son sintéticos.
- Miro las etiquetas de las prendas que me gustan y si dicen “lana, angora, conejo” las dejo y sigo buscando aquellas que digan “poliéster, fibras sintéticas, nylon, algodón, lycra…)
- Cuando voy al super compro las pastas de sémola y mucho, pero mucho chocolate amargo o dark.
- Sé que en los zoológicos los animales no están bien aunque parezcan estarlo, y que los circos son infiernos para ellos, sólo voy a espectáculos donde los artistas eligen serlo.
- Me maquillo y me nutro la piel con las marcas que no testean sus productos en los ojos y en la piel de los animales, son tantas y tan buenas.
- Leo los envases para asegurarme que no tengan nada de animal, al principio parecía una tarea titánica, pero ahora es algo tan simple…

Y eso es todo. Mi vida es como la vida de cualquiera, sólo elijo otras opciones.
No hace falta ser activista para ser vegano. Yo lo soy porque así es mi personalidad, y porque después de conocer lo que sucede con los animales uno siente urgencia de darlo a conocer, para que cese…
Es mi pequeño-gran aporte para aliviar el sufrimiento de muchos. Pequeño porque para mí no significa sacrificio alguno y grande porque salvo vidas. Y no sólo vida de animales. Pensar que se acabaría el hambre en el mundo si todos los cereales que se destinan al ganado fueran a las personas…tan simple y tan coherente.
Soy vegana porque si bien me ha tocado estar en este mundo que nunca me ha caído del todo bien, mi tránsito por aquí debe dejar algo positivo.

Para ser vegano sólo necesitas dos cosas:
Sensibilidad suficiente para ponerte en el lugar del otro, y voluntad necesaria para actuar en consecuencia.

Dudas? A tu disposición.